viernes, 11 de agosto de 2017

ISA Y BESTIA EN UNA CIUDAD DE CUENTO LLAMADA COLMAR.

Hoy he recogido una figura de esas que cuando llegan al comercio desparecen. Se reponen y vuelve a desaparecer. Este ha sido el caso de mi muñeco y no me extraña.

Para mí, es una de las mejores figuras que ha sacado al mercado la empresa Funko, en su línea Pop.
Es una figura de Matrícula de Honor. Sus diseñadores han sido capaces de captar el "ángel" del personaje al que homenajean en formato de juguete. El acabado es perfecto tanto en el color, en el tamaño y en el peso. Es un auténtico figurón digno de un 10.


Observando al muñeco detenidamente no tienes la sensación de tener entre las manos al típico FunkoPop, lo que lo hace doblemente atractivo para el consumidor. Los coleccionistas de los FunkoPop (entre los que me incluyo) lo vemos como objeto de deseo que necesitamos tener en nuestra vitrina de Funkos. Los amantes de las películas de Disney no podrán controlar la tentación y caerán sucumbidos al embrujo de la figura y lógicamente la querrán tener. Las personas que no estén incluidas en los dos grupos  seguro que al verlo se enamorarán de él, tal y como lo hizo Bella en su momento.


Me estoy refiriendo a Bestia. Sí, aquel personaje con aspecto monstruoso que nos robó a más de uno/a el corazón mientras visionábamos el formidable film de animación de Disney llamado "La Bella y la Bestia" (1991).


Tenía 15 años cuando fui al estreno de la película junto a mi madre. Recuerdo que caí rendida a la Bestia.  Nunca olvidaré la imagen de la sala del cine al finalizar la cinta. Aquello era un valle de lágrimas. Todo los niños y no tan niños estaban emocionados y algunos soltaban unas lágrimas porque la bestia se había convertido en humano.


Bestia nos enamoró desde el minuto cero. En ningún momento nos transmitió miedo, al contrario, él consiguió empatizar con el público. Permitió que nuestras miradas se llenaran de ternura, cariño, comprensión, paciencia... hacia un ser que en todo momento consideramos débil, falto de afecto y que necesita ser achuchado. Así que más de uno/a consideramos que tenía que haber formado parte de nuestro círculo más íntimo de amistad.




Pero si hay algo que me enamoró por encima de todo, bueno, a la par que su protagonista Bestia, eso fue sin duda el pueblo donde vivía Bella. Era la típica localidad construida con las características casitas de chocolate que solía ver en el escaparate del Horno de San Onofre durante los inviernos.
Estas peculiares construcciones me encantaban ya desde niña.



Me hipnotizó ver esa película porque me permitió hacer algo especial. Digamos que me permitió de alguna manera "teletrasportarme" a la ciudad, a la calle y a la casa de Bella para poder disfrutar de ese colorido de las casas y del campo de sus alrededores, de los ruidos de la gente al pasar por las calles, de los olores que debían desprender los diferentes artesanos, como el panadero, y por supuesto el deseo de poder saborear esos olores. En definitiva, disfrutar de todo una parque de atracciones sensorial mientras me sentía dentro del film.

Quién me iba a mí a decir mientras disfrutaba de aquella historia en la sala de un cine junto a mi madre que con los años terminaría conociendo el lugar donde se dice que los de la Disney se inspiraron para hacer este metraje.



Sí, ese lugar existe y se llama Colmar. Una fantástica y preciosa localidad en la región de Alsacia (Francia).
Solo puedo decir que es una ciudad sacada de un cuento de hadas. Dicen que allí se inspiraron para hacer esta película pero cualquier otra de la Disney podría haberse rodado allí.




Colmar es una ciudad de cuento o, mejor dicho, el cuento de hadas es Colmar.



Este verano he podido disfrutar de todo lo que fui sintiendo años atrás mientras visionaba este film. En Colmar mi pasado y presente se han convertido en una sola unidad, digamos que se ha cerrado el círculo.



Y por supuesto terminé fantaseando con la idea de poder comer de invitada en una casa de Colmar y que el gran Lumière me hiciera el numerito del music hall que le regaló a Bella.







miércoles, 12 de julio de 2017

COLECCIONISMO DE JUGUETES Nº 5/6

Hace tiempo que no escribo ninguna entrada en el blog debido a diferentes causas, pero no por eso he abandonado una de mis pasiones como es el coleccionismo de muñecos.

Para mí coleccionar muñecos no se reduce solo a adquirir nuevamente aquellas piezas que tuve de niña y que por diferentes circunstancias desparecieron de mi vida. Tampoco consiste en acumular piezas para tener un pequeño museo del juguete en casa y posteriormente ir catalogando los artículos. Sí, esto forma parte de todo coleccionista pero da igual de qué tipo, todos al final terminamos haciendo lo mismo. Yo disfruto mucho comprando las piezas que me faltan para completar colecciones o aquellas que perdí y buscando otras que nunca tuve. Me divierto catalogándolas, ordenándolas, guardándolas y sacándolas para cogerlas, olerlas, observarlas, limpiarlas nuevamente... Me encanta dedicarlas tiempo a través de mi blog y, por supuesto, escribiendo de ellas en alguna revista en la que me pidan colaboración. 

Como ya sabéis muchos de los que me seguís, soy una coleccionista de muñecos que abarcan muchos periodos, es decir, desde mi infancia hasta ahora. Y cuando me refiero al presente no apunto a encontrar piezas de mi infancia. Todo lo contrario, es que también me gusta mucho el juguete actual. Un tipo de artículo que en muchos casos nace ya para ser coleccionado, en la mayoría de los casos por adultos que todavía conservan a ese niño que no quieren abondar o viceversa, como es mi caso.

Por eso os quiero presentar los últimos números de la revista en la que colaboro "Coleccionismo de juguetes", en concreto los números 5 y 6.





Para estos dos números he escrito un par de artículos referidos a diferentes conceptos dentro del mundo del coleccionismo. Uno de ellos dedicado a una marca de figuras de acción de escala 1/6, Did Corp. Se trata de unos muñecos dirigidos a un grupo de coleccionistas diferentes. Es decir, no son coleccionistas que se muevan por el factor nostálgico, ya que no buscan aquellos muñecos que les hicieron felices en su infancia, entre otros motivos porque estas figuras no existían. Ellos son un grupo de personas que se mueven por el gusto a la militaria, por el cine, por la historia...y buscan unas figuras lo más fieles al personaje que representan. Seguramente habrá personas que verán en estos muñecos también algún matiz nostálgico pues los hay que representan a personajes del ayer, pero verdaderamente no se mueven por ese factor.



Y el otro artículo se lo dedico a las barajas de cartas infantiles. En concreto a las de Heraclio Founier, que aunque es una marca de naipes de toda la vida, sí es verdad que creó su propia colección de cartas basadas en las series infantiles del momento. Así fue el caso de las series de los 80 y 90 que emitieron por Televisión Española. A día de hoy Heraclio sigue haciendo cartas infantiles pero eso ya será contenido para los futuros coleccionistas que guarden con recelo y nostalgia su infancia.

lunes, 19 de diciembre de 2016

REVISTA FIGURAS DE ACCIÓN NÚMERO 15

Nuevamente tengo el placer de presentaros un nuevo número de la revista Figuras en Acción en la que colaboro asiduamente.

En esta nueva publicación hago mi pequeña contribución, en un artículo dedicado a las jugueterías de nuestra infancia.



Evidentemente tenía que hablar de las mías, ubicadas en mi adorado barrio de Callao. Escribir sobre ellas me ha supuesto volver a mi infancia y me ha permitido, de alguna manera, regresar a mi admirada etapa infantil. De esta manera he podido tener las mismas sensaciones, oler las mismas fragancias, escuchar las mismas pisadas, ver los mismos colores, paladear los mismos sabores...

Los que seguís este blog sabéis que he hablado en muchas ocasiones de mi siempre recordada Cacharrería (de ahí el nombre del mismo), así como de la Pelota de Goma y La Playa.

Ojalá disfrutéis de la lectura al igual que yo lo he hecho al escribir sobre ellas.

Os dejo el enlace de la revista para que la podáis leer, pues es un número muy especial el que hemos realizado. También os dejo algunas imágenes de muñecos que adquirí en su momento en estas tiendas.

http://figurasenaccion.blogspot.com.es/2016/12/revista-numero-15-diciembre-2016.html

Una pelota como esta estaba en el escaparate de la Pelota de Goma, de ahí su nombre.


 


Los muñecos aquí presentados a continuación y que conservo desde mi infancia fueron adquiridos en la Cacharrería.
¡Cómo me gustaba ir con mi abuela Pepa! ¡Qué maravilla! 
Abuela, si supieras lo feliz que me hiciste...


           

Muchas gracias por todo, abuela.


lunes, 5 de diciembre de 2016

NO HAY UNA SIN DOS

Hace unos días volví a disfrutar de la música de cine gracias al repertorio que nos regaló la fantástica orquesta FSO (Film Symphony Orchestra). ¡Qué grandes son!
Un espectáculo que duró dos horas largas pero que me dejó un sabor de boca de tan solo 30 minutos.

Como bien es sabido por los que me siguen por el blog, soy una mitómana y una grandísima aficionada a la música que acompaña a mis grandes grandes mitos en el cine. Ya sea la que acompaña al film en sí, ya sea la que se asocia a un actor/actriz o a un personaje central...
Es tal el nivel de pasión que siento, que cuando escucho un determinado tema, además de empezar a reproducir en mi mente las escenas de la película a medida que la melodía entra por mis oídos, empiezo a sentirme el/la protagonista el film. De tal manera que en algunos momentos no sé separar el hecho de ir sonriendo, bien porque veo al protagonista en mi mente y al mismo tiempo me pienso que me lo voy a encontrar de frente, o por el contrario, el protagonista me ha poseído y a través de mi cuerpo adquiere vida, permitiéndole usar mi boca para sonreír a los demás y mis ojos para ver el nuevo entorno fuera de su historia habitual en la que está atrapado en el tiempo.

Más de uno/a os habréis quedado de piedra al leer que es lo que me hace experimentar la música de cine...jjj. Esto que parece una experiencia sacada de una historia de ciencia ficción es lo que muchas veces siento y todo se lo debo al cine y por supuesto a sus diferentes sintonías. Gracias a ello puedo dar rienda suelta a mi imaginación y de esa forma sentirme más agusto conmigo, más feliz. Es una sensación que me permite irradiar a los demás la alegría que siento y lo que es mejor, pienso que los demás están percibiendo en mí todas estas emociones como  sacadas de un serial de ciencia ficción se tratase.

En mi día a día, en el trabajo tengo la grandísima suerte de  saborear con bastante frecuencia algunos temas de cine. En concreto, hay un tema que cada vez que lo ponen se me pone la sonrisa tonta y no sé si es porque me siento "el rubio de oro de Hollywood" o porque me pienso que me lo voy a encontrar en cualquier momento o por ambas cosas.



De esta manera propongo a la FSO que para el próximo Tour 2017 se acuerden de incluir algún tema del genio John Barry, el cual  no debe faltar en cualquier repaso cinematográfico.

Y ya que empiezo comentando el hecho de echar en falta a grandes compositores voy a seguir con ello, jjj. Para otra ocasión se debería incluir por favor algo del repertorio de Henry Mancini, compositor a mi entender con el sello más americano con esos acordes de jazz. Incluso me atrevo a recomendar algún tema que se salga del repertorio más convencional de Mancini, lejos de la Pantera Rosa o de Desayuno con diamantes. ¡Cuánto me gustaría escuchar el tema de amor de "Los girasoles" (1970). Film de Vittorio De Seca y que tan magistralmente protagonizaron Sophia Loren y Marcello Mastronianni.


Supongo que cuando se organiza un repertorio para un concierto no es tarea fácil elegir temas y más cuando no sabes que tipo de público va a ir. Imagino que se partirá de la base de que tienes que agradar al oído de todas las personas que vayan, ya sea gente que les guste el cine o no. Claro, una apuesta segura es sin duda el sonido de las melodías de grandes éxitos en su mayoría comerciales (E.T., Star Wars, Superman...). Esto es algo asegurado porque tanto al aficionado como al que no le gusta estas melodías les encantan pues las asocian a algo de su vida, como un espacio publicitario, un anuncio de televisión.

Un claro ejemplo es el anuncio de Malboro Country que cogió el tema central de "Los siete magníficos" (1960), soundtrack del maestro Elmer Bernstein y sonaba así en este spot que a su vez versionó para la ocasión Henry Mancini.



Como aficionada al cine en general y mitómana en particular me gustaría que no se olvidaran de maestros como: Maurice Jarre, James Horner, Nino Rota, Bill Conti, Alfred Newman, Max Steiner...
y por supuesto temas como Laurence de Arabia, La hija de Ryan, Doctor Zhivago, El padrino, Rocky, En una isla tranquila al sur... Creo que no se deben olvidar temas del cine clásico, que en su momento seguramente también fueron comerciales mezclados con temas más actuales. Es decir, habría que buscar un equilibrio, el cual no debe de ser fácil,  pero que se vea reflejado los gustos de ese público siempre fiel pero más crítico y exigente. 

Es verdad que en este último concierto ha estado uno de los compositores que para mí sin duda además de ser un genio con mayúsculas no puede faltar: Ennio Morricone,

Magníficos los dos temas de Morricone seleccionados para tal ocasión. Uno clásico y otro actual.


Cinema Paradiso (1988) obra maestra donde las haya.



Odiosos 8 (Tarantino, 2016). Obra muy diferente y a la vez impresionante de Morricone.

Por eso, como sé que es una grandísima orquesta, me encantaría deleitar mis oídos con sus diferentes secciones de cuerda, viento y percusión. Y de esa forma volver a disfrutar de algunos de las bandas sonoras ya mencionadas.

Si ha habido algo que haya convertido en especial esta velada no me cabe la menor duda que ha sido la compañía.
Gracias chicos por acompañarnos a B y a mí y por supuesto a mis "colegas" de conciertos que nunca falla y además les encanta venir.


Gracias a este tipo de eventos podemos conocer mejor a las personas con las que te sueles relacionar a diario, y por supuesto ellas ti.

Chicos gracias a ello habéis conocido un poquito más de mí, de mis gustos, de mis aficiones, de mis ilusiones y yo lo he podido compartir con vosotros. Algo que habitualmente no suelo hacer porque forma parte de lo más sagrado para mí: mi vida privada, jjj.


Os he abierto las puertas a mi mundo, el cual no se lo muestro a cualquiera. Muchas gracias por permitirme compartirlo con vosotros.

Ah, mis acompañantes de otros espacios/tiempo os mandan besos y os dan las gracias por venir ya que ellos también son muy coquetos y no se muestran ante cualquiera, jjj.





jueves, 24 de noviembre de 2016

VIAJAR ES ALGO MARAVILLOSO

Una de las cosas que más me gusta hacer en mi tiempo libre es, sin duda, viajar.

Viajar me permite enfrentarme y superar muchos de mis miedos, me posibilita descubrir, abrirme y comprender otras realidades diferentes a las mías, me hace sentir más empatía hacia lo que es diferente para mí. Me faculta el replantearme y cuestionarme algunos de los patrones de mis pensamientos, me facilita el conocerme mejor y ver hasta donde soy capaz de abarcar en determinadas situaciones y ver como reacciono ante determinados contextos sin tener la influencia directa de mi entorno habitual. Otro de los aspectos que me gusta es el enriquecimiento personal que experimentas.  Y por supuesto, el matiz que no me falla es que puedo descubrir fantásticos lugares repartidos por el mundo.

Ojalá tuviera más tiempo para aprovecharlo en recorrer mundo.



Uno de los aspectos que más me gusta de un viaje es pensar en los diferentes medios de transporte que voy a tener que coger. Entre ellos, los que más me gustan sin duda son el avión y el tren. Además de ser bastante cómodos son rápidos, algo esencial para mí.


Mientras llega la travesía de mis sueños seguiré haciendo pequeños viajes que de una forma u otra me preparen para ir al lugar con el que siempre he soñado y fantaseado. Espero que en algún momento deje de ser un sueño y se haga realidad. Pues no hay nada más bonito que dejar de soñar tu vida para empezar a vivir tu sueño.

Y por último, lo mejor de todo es el regreso al hogar ya que siento un crecimiento personal como nunca antes. Es el momento de recapitular todo lo que he hecho, lo que he visto, los sabores que he probado, los olores que he descubierto, los colores que me han seducido… La sensación que traigo es de limpieza mental y espiritual.




Chatis, no dejéis de viajar.


jueves, 3 de noviembre de 2016

REVISTA COLECCIONISMO DE JUGUETES Nº3

Nuevo número de la revista "Coleccinismo de Juguetes". En este número colaboro con un artículo llamado "ReMegos, un pasado con mucho futuro", dedicado a todas aquellas líneas de muñecos que han ido saliendo al mercado tras la desaparición de Mego, y que de alguna manera intentan rescatar y mantener vivo el viejo estilo Mego.  Por supuesto, hay muchas más reseñas dedicadas a muñecos y juguetes del presente y de nuestro pasado no muy lejano.


"Coleccionismo de juguetes" la revista hecha por y para coleccionistas. 


lunes, 17 de octubre de 2016

ESE TORO ENAMORADO DE LA LUNA

Si hay un animal que simboliza a España ese es, sin duda, el toro. Son tantísimas las asociaciones que a los españoles nos han hecho  con este vacuno que ya forma parte de la Cultura Pop de nuestro país.

Él que pasta tranquilo y libremente en las fantásticas dehesas andaluzas, él que con su bonito pelaje es la envidia del ganado, él que se pasea de forma gallarda delante de su mayoral, él que protege a su manada con valentía...



El toro ha estado muy presente en mi infancia, al igual que en la de muchos que fuimos niños en los 80 y adolescentes en los 90.

¡Qué gran cariño le tengo al bicho en cuestión! y  por diversos motivos:

Uno de los mejores recuerdos que tengo del él es gracias a los infinitos viajes que hicimos en el R5 familiar a la Puebla de los Infantes (Sevilla). Me encantaba salir de Madrid camino del pueblo de mi padre, perdido en la Sierra Norte de Sevilla, pues eso era sinónimo de vacaciones y descanso. Era tiempo para disfrutar en familia y, por supuesto, para reencontrarse con los amigos sevillanos y, como no, con otros que como en mi caso éramos hijos de personas que abandonaron el pueblo para encontrar un futuro mejor. 
Disfrutaba desde el minuto cero que me subía en el coche de la emoción que sentía de ir a la Puebla. Siempre tenía presente que, aunque me durmiera en el camino, al despertar sabría si estábamos cerca o no del pueblo por un icono que solo veía cuando viajaba al sur. Y ese era el Toro de Osborne.

Resultado de imagen de toro de osborne

¡Qué impresionante estampa! Un astado que sin saber porqué aparecía de repente, en medio de la nada, y sin ningún motivo desaparecía en el horizonte.



Mi estancia de un mes en la Puebla significaba no controlar emociones, por lo que mi cuerpo estaba llenito de heridas de caídas de bici, de correr, de jugar... Era el mes en que te pasabas todo el día en la calle, era el mes de ir a la piscina municipal con toda la chiquillería del pueblo. Eran momentos mágicos los que pasaba en el puestecillo de Rufo para comprar todas las chuches que durante el resto del año no comía, así como de no parar de engullir helados y flases, jjj ¡Qué recuerdos más bonitos!

Otra de las causas por la que el toro bravo me ha parecido muy entrañable es por la cantidad de dibujos que veía en la tele cuando era pequeña. Siempre echaban algún episodio, ya fuera de la pantera rosa, ya fuera de Bugs Bunny o de la Disney, en donde el toro era un coprotagonista de la historia. 

Resultado de imagen de bugs bunny y el toro


Resultado de imagen de ferdinando el toro

Siguiendo mi viaje, con ayuda de mi máquina del tiempo, haré una pequeña parada técnica para saborear aquellas fantásticas pipas, que mi generación comía durante las horas muertas del día. ¡Cómo me gustaban! Pero lo que más me encantaba, no era solo el sabor de las pipillas, sino que, el simple hecho de degustarlas me permitía estar con mis amigos.

Evoco aquellas tardes en la Puebla, en concreto en la puerta de mi casa, en donde nos juntábamos mis amigos del pueblo y yo, no solo para compartir un pequeño puñado de pipas, sino también  unas magníficas conversaciones en las que nos contábamos batallitas, historias...fueron momentos estupendos.  Me acuerdo que siempre venía alguien con un paquete abierto y lo terminábamos comiendo entre todos gracias al invento de compartir en pequeños puñados, jjj. Creo que ningún niño de los 80, nos llegamos a comer un envoltorio entero e incluso muchos ni llegamos a comprarlo, pero todos las comimos. Uno de los mejores sabores de mi infancia, sin dudarlo: las pipas.

¿Y por qué relaciono las pipas con el toro? Muy sencillo. A pesar de haber comido durante mi infancia madrileña las pipas de Emilio Arias Lizano y en Sevilla las de Churruca y Reyes, tuve la oportunidad de probar aquellas pipas que, por aquellos años 80, todavía no habían llegado a Madrid y que tardarían una década mínimo en comercializarse o al menos ser conocidas en la capital. Me estoy refiriendo a las Pipas Facundo.


Gracias a mi amiga Marta pude saborearlas ya que ella veraneaba en Villada (Palencia), sitio donde se encuentra la fábrica de Facundo. Fueron especiales no solo por su sabor, sino porque las compartí con mi gran amiga de la infancia y por su logotipo, jjj, se trataba de un torito.

Resultado de imagen de pipas facundo







¡Ay, ese toro! que como dice la canción está enamorado de la luna y por la noche abandona la maná.






Y hablando de canciones, en el mundo de la música han sido muchas las letras dedicadas al toro. Pero yo sin duda me quedo con una que, por supuesto, me permite seguir viajando abordo de mi transbordador del tiempo y poder revivir, de alguna manera, algunos instantes de mi infancia a través de las sensaciones que siento al tener determinados muñecos en mi mano.


La canción a la que hago alusión es una que escuchaba mucho cuando iba a los mercadillos de frutas y verduras que solían poner  en los barrios de Madrid los sábados. Esta melodía forma parte de la banda sonora de mi infancia, al igual que en la de muchos "egeberos" que sé que me leen. Todo un clasicazo de fondo en los mercadillos y por supuesto en el Rastro madrileño, jjj.



En concreto me estoy refiriendo a un tema en el que se nos cuenta que el toro es todo un don Juan, jjj. Pues es guapo, va con botines y no va descalzo, jjj. Sí, efectivamente me estoy refiriendo al temazo del Fary.

     




¡Cómo no te voy a querer y respetar si formas parte de mis dulces recuerdos de infancia! Pensar en ti hace que de alguna forma tenga más presente aquellos momentos en los que fui muy feliz. Momentos que me dieron el equilibrio y la fortaleza necesaria para convertirme en un adulto capaz de afrontar lo que me depare el futuro, jjj. Gracias a mis muñecos no paro de viajar ya que son mi máquina del tiempo. Con ellos puedo visitar las salas de mi pasado y saborear momentos felices de mi ayer.