lunes, 5 de diciembre de 2016

NO HAY UNA SIN DOS

Hace unos días volví a disfrutar de la música de cine gracias al repertorio que nos regaló la fantástica orquesta FSO (Film Symphony Orchestra). ¡Qué grandes son!
Un espectáculo que duró dos horas largas pero que me dejó un sabor de boca de tan solo 30 minutos.

Como bien es sabido por los que me siguen por el blog, soy una mitómana y una grandísima aficionada a la música que acompaña a mis grandes grandes mitos en el cine. Ya sea la que acompaña al film en sí, ya sea la que se asocia a un actor/actriz o a un personaje central...
Es tal el nivel de pasión que siento, que cuando escucho un determinado tema, además de empezar a reproducir en mi mente las escenas de la película a medida que la melodía entra por mis oídos, empiezo a sentirme el/la protagonista el film. De tal manera que en algunos momentos no sé separar el hecho de ir sonriendo, bien porque veo al protagonista en mi mente y al mismo tiempo me pienso que me lo voy a encontrar de frente, o por el contrario, el protagonista me ha poseído y a través de mi cuerpo adquiere vida, permitiéndole usar mi boca para sonreír a los demás y mis ojos para ver el nuevo entorno fuera de su historia habitual en la que está atrapado en el tiempo.

Más de uno/a os habréis quedado de piedra al leer que es lo que me hace experimentar la música de cine...jjj. Esto que parece una experiencia sacada de una historia de ciencia ficción es lo que muchas veces siento y todo se lo debo al cine y por supuesto a sus diferentes sintonías. Gracias a ello puedo dar rienda suelta a mi imaginación y de esa forma sentirme más agusto conmigo, más feliz. Es una sensación que me permite irradiar a los demás la alegría que siento y lo que es mejor, pienso que los demás están percibiendo en mí todas estas emociones como  sacadas de un serial de ciencia ficción se tratase.

En mi día a día, en el trabajo tengo la grandísima suerte de  saborear con bastante frecuencia algunos temas de cine. En concreto, hay un tema que cada vez que lo ponen se me pone la sonrisa tonta y no sé si es porque me siento "el rubio de oro de Hollywood" o porque me pienso que me lo voy a encontrar en cualquier momento o por ambas cosas.



De esta manera propongo a la FSO que para el próximo Tour 2017 se acuerden de incluir algún tema del genio John Barry, el cual  no debe faltar en cualquier repaso cinematográfico.

Y ya que empiezo comentando el hecho de echar en falta a grandes compositores voy a seguir con ello, jjj. Para otra ocasión se debería incluir por favor algo del repertorio de Henry Mancini, compositor a mi entender con el sello más americano con esos acordes de jazz. Incluso me atrevo a recomendar algún tema que se salga del repertorio más convencional de Mancini, lejos de la Pantera Rosa o de Desayuno con diamantes. ¡Cuánto me gustaría escuchar el tema de amor de "Los girasoles" (1970). Film de Vittorio De Seca y que tan magistralmente protagonizaron Sophia Loren y Marcello Mastronianni.


Supongo que cuando se organiza un repertorio para un concierto no es tarea fácil elegir temas y más cuando no sabes que tipo de público va a ir. Imagino que se partirá de la base de que tienes que agradar al oído de todas las personas que vayan, ya sea gente que les guste el cine o no. Claro, una apuesta segura es sin duda el sonido de las melodías de grandes éxitos en su mayoría comerciales (E.T., Star Wars, Superman...). Esto es algo asegurado porque tanto al aficionado como al que no le gusta estas melodías les encantan pues las asocian a algo de su vida, como un espacio publicitario, un anuncio de televisión.

Un claro ejemplo es el anuncio de Malboro Country que cogió el tema central de "Los siete magníficos" (1960), soundtrack del maestro Elmer Bernstein y sonaba así en este spot que a su vez versionó para la ocasión Henry Mancini.



Como aficionada al cine en general y mitómana en particular me gustaría que no se olvidaran de maestros como: Maurice Jarre, James Horner, Nino Rota, Bill Conti, Alfred Newman, Max Steiner...
y por supuesto temas como Laurence de Arabia, La hija de Ryan, Doctor Zhivago, El padrino, Rocky, En una isla tranquila al sur... Creo que no se deben olvidar temas del cine clásico, que en su momento seguramente también fueron comerciales mezclados con temas más actuales. Es decir, habría que buscar un equilibrio, el cual no debe de ser fácil,  pero que se vea reflejado los gustos de ese público siempre fiel pero más crítico y exigente. 

Es verdad que en este último concierto ha estado uno de los compositores que para mí sin duda además de ser un genio con mayúsculas no puede faltar: Ennio Morricone,

Magníficos los dos temas de Morricone seleccionados para tal ocasión. Uno clásico y otro actual.


Cinema Paradiso (1988) obra maestra donde las haya.



Odiosos 8 (Tarantino, 2016). Obra muy diferente y a la vez impresionante de Morricone.

Por eso, como sé que es una grandísima orquesta, me encantaría deleitar mis oídos con sus diferentes secciones de cuerda, viento y percusión. Y de esa forma volver a disfrutar de algunos de las bandas sonoras ya mencionadas.

Si ha habido algo que haya convertido en especial esta velada no me cabe la menor duda que ha sido la compañía.
Gracias chicos por acompañarnos a B y a mí y por supuesto a mis "colegas" de conciertos que nunca falla y además les encanta venir.


Gracias a este tipo de eventos podemos conocer mejor a las personas con las que te sueles relacionar a diario, y por supuesto ellas ti.

Chicos gracias a ello habéis conocido un poquito más de mí, de mis gustos, de mis aficiones, de mis ilusiones y yo lo he podido compartir con vosotros. Algo que habitualmente no suelo hacer porque forma parte de lo más sagrado para mí: mi vida privada, jjj.


Os he abierto las puertas a mi mundo, el cual no se lo muestro a cualquiera. Muchas gracias por permitirme compartirlo con vosotros.

Ah, mis acompañantes de otros espacios/tiempo os mandan besos y os dan las gracias por venir ya que ellos también son muy coquetos y no se muestran ante cualquiera, jjj.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.